Feel the N&P collita de New York: el seating 1ª parte

Hola a tod@s!!

Seguimos hoy con N&P collita de New York, la boda de N&P (para los que no os acordéis, la boda en la que fusionamos las fases de elaboración del cava con lugares de la ciudad de Nueva York). Ya os explicamos el porqué del lema y el primer paso del proceso aquí y aquí. Hoy seguiremos descubriéndoos las sorpresas que “construimos” para esta boda.

Para todo cava hace falta uva, igual que en toda boda se hace necesario un seating. Y como en todo proceso, después del primer paso viene el segundo, allá vamos.

Un seating es la forma en la que los invitados descubren en qué mesa se sientan. En esta ocasión, los invitados lo descubrieron en dos etapas. La primera de ellas fue mediante el feelDDing que os explicaré a continuación:

Teniendo en cuenta los otros feelDDings que os hemos contado hasta ahora, ¿en qué creéis que consistió? ¡Pues claro! en recoger la uva… aunque no unas uvas cualquiera, no no, unas uvas ¡personalizadas!. Para este cava tan especial que estábamos elaborando, el N&P, las uvas que lo llenarían de matices y sabores no podían ser otras que los propios invitados, esas personas que les han acompañado a lo largo de sus años de relación y que forman parte de su vida. Así que la idea fue crear unos racimos donde cada uva seria un invitado, y el lugar emblemático de Nueva York de donde colgarían estos racimos, la viga del Rockefeller Center.

Para hacer el momento más divertido, no se nos ocurrió nada más gracioso que coger las caras de los invitados y deformarlas a modo ojo de pez, ¡pues estaban dentro de una uva! (aunque tenemos que confesar que a nuestros novios los deformamos un pelín menos… tenían que ser los guapos de la fiesta, ¿no?). Si nuestros novios se rieron a carcajada limpia cuando les mostramos la primera prueba, ¡ni os imagináis el cachondeo de los invitados al ver su cara en forma de uva! ¡¡Fue buenísimo!! Además, cogimos la famosa imagen de los obreros tomándose un descanso en lo alto de la viga del Rockefeller y convertimos a dos de ellos en nuestros novios, dedicándose algún que otro mensajillo pícaro muy propio de su historia.

Y todo esto ¿que tiene que ver con un seating? estaréis pensando. Como os he dicho, esta fue sólo la primera parte, por lo que la información estaba, pero de manera sutil. Las uvas estaban agrupadas formando racimos, cada uno de un color, y cada racimo correspondía a una mesa, aunque no lo decía explícitamente en ningún sitio. En nuestro afán de hacer participar activamente a los invitados, esta vez debían encontrar su uva y cogerla, porque la información más importante estaba en la parte de detrás de cada uva, donde pusimos el nombre de alguna de las avenidas de Manhattan. Esto les serviría para la segunda parte del seating, pero eso ya os lo contaré otro dia…

Uvas 33

N&P-20

Los colores de los racimos coincidían con los 3 tipos de uva que se utilizan para hacer vino o cava: la roja, la amarilla y la violeta (o negra). Como eran 6 racimos, usamos los colores de cada uva cuando está verde y cuando está madura. Esta imagen es la que usamos de referencia:

Imagen vista aquí

Las uvas las hicimos con “huevos de plástico” de los que se usan para adornar los árboles de navidad; diseñamos a medida el “relleno”, que pasó por impresión y troquelado, y rellenamos nuestras “uvas”.  Aquí tenéis un montaje del proceso:

uvas 7

… Descubrir al irnos que las únicas dos uvas que quedaron colgadas eran las de los novios, no tiene precio…

Uvas 4

Posted by: Sonia Feeldding

Anuncios

One thought on “Feel the N&P collita de New York: el seating 1ª parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s