Feel The JackSons13: la servilleta sirve para sentarse

Uolaa!

Os hemos tenido un poco abandonados desde Halloween, pero es época de ferias y vamos un poco de culillo :). Seguimos hoy con The JacKSons13, que todavía tenemos muuuuchas cosas que contaros de esta boda. Si aquí os contamos cómo descubrían los invitados en qué mesas se sentaban ( con la lotería de mesas), hoy os contaremos cómo descubrían cuál era su silla.

Como también os contamos en este post, los invitados tenían su minuta en el Kit de Supervivencia que se les repartió al llegar, de manera que no hacía falta volver a colocar el menú en el plato. Al haber liberado el cubierto de la minuta, pensamos que sería un puntazo que fueran las mismas copas, o los platos los que, personalizándolos, se convirtieran en seating, sin tener que recurrir a algo añadido (una tarjetita, una bolsa, una maderita, etc.). Finalmente, decidimos reservar al alfarero para otra labor que ya os contaré 😉 y optamos por personalizar las servilletas.

Si el nombre de la mesa se cachondeaba un poquito -pero sólo un poquito- del grupo que se sentaba en ella ( recordad: “la de los frikis de la fiesta”, “la de la família garciosilla”, “la de los primos carmolones”…), la servilleta iba un poco más allá y quería arrancar una sonrisa -o con suerte una carcajada- del invitado. Así que debajo del nombre, añadimos una frase personalizada y muy -pero que muy- pensada (algunas salían de inmediato pero otras costaban lo que no está escrito) para arrancar esa sonrisa cariñosa, esa que dice “¡qué cabrones, cómo se han acordado de esto!”.

servilletas 0

las mesas
Foto de Fotos-no, Maribel Mata y Juan Miguel Pla
la de la novia!
Foto de Fotos-no, Maribel Mata y Juan Miguel Pla

De modo que la servilleta de Dado le describía como “el Obi-Juan”, porque así le llamamos toda una noche en la que se disfrazó de Obi Wan Kenobi para chincharle; Carlos era “el bogavante rimbombante”, pues una noche descubrió que es capaz de rimar sin parar la palabra bogavante; Gemma era “la bizcochitos inserter”, ya que eso demostró en la despedida de solter@ de Fátima, “la game master” (pues es capaz de apalizarte sin despeinarse en cualquier juego de mesa), cuando metió más bizcochitos que nadie en la boca del pobre Rodri, “el Papanoel Luminoso” que llevó un gorro de Papa Noél que hacía lucecitas toda la noche de fin de año… y así para cada uno. Qué me decís, ¿os habríamos arrancado a vosotros la sonrisilla que buscábamos?

servilletas 10

servilletas 8
Foto de Fotos-no, Maribel Mata y Juan Miguel Pla

 A parte del nombre y la frase, la servilleta tenía el nombre de la mesa (pues era también un recuerdo personalizado) y el hagstag o título de la celebración “The JackSons 13, la celebració sense superstició“. Como en todos los detalles, el blanco, el negro, el azul y el rosa se combinaron en las servilletas, que estaban bordadas a punto de cruz. La verdad es que lo de recordar el hagstag funcionó, pues las servilletas fueron un éxito en instagram:

servilletas 14

servilletas 11

servilletas 1

Y… ¿cómo las hicimos?, pues gracias a la buena labor de mi madre, que como ya os decimos en nuestra presentación “se desvive por los demás” y a parte de ser una costurera sin parangón, ¡¡es la mejor madre del mundo!! Y no lo digo por decir, pues ahora veréis la currada que se pegó. La verdad es que cuando le expliqué la idea, me envió a fregar (los que la conocéis sabréis que esta frase es muy suya)… así que simplifiqué el diseño (pues al principio me había ‘pasao’ tres pueblos) y lo volví a probar; le superprometí que le haría todos los patrones como a ella le gustan, con la tramita de cuadraditos, y bien grandes para que no se dejara la vista, y que le haría compañía siempre que pudiera… y así le llegué al corazoncito, cosa que no cuesta mucho, y cogió la aguja para no soltarla en un tiempo.

servilletas 3

servilletas 4

servilletas 5

servilletas 6

servilletas 2

La verdad es que, al final, mi madre le pilló el truquillo ¡y hacía servilletas como churros! Y a nosotros, que había frases que se nos encallaban, ¡nos pillaba el toro!

¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS, MAMA!!

¿Qué os ha parecido este feelDDing? ¡No me digáis que no es un detallazo, que esta vez no acepto un no por respuesta!

Posted by: Sonia Feeldding

PD: Seguro que tenéis curiosidad por saber qué le puse a nuestra otra FeelDDer, Belén. Su frase era “el despertador infalible” pues a una servidora le costaba tanto despertarse por las mañanas que Belén tenía que ingeniárselas de mil maneras para conseguir que me levantara. Y con de mil maneras quiero decir que cuando no le funcionaba su voz de tenor (ese “Soniaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa” que tengo grabado a fuego en mi retina), me hacía hacer divisiones y multiplicaciones para cerciorarse de que realmente estaba despierta (sí, soy muuuuy mentirosa por las mañanas y miento vilmente cuando me preguntan ¿estás despierta ya?; por eso hay que recurrir a preguntas más complejas :P).  A día de hoy, Belén ya se ha liberado de esa carga, que ahora recae en Jaume (¡qué le vamos a hacer, no va a ser todo bueno esto del matrimonio!)

Anuncios

2 thoughts on “Feel The JackSons13: la servilleta sirve para sentarse

  1. Vuestra madre se merece un monumento!!! Menos mal q es solo es una vez en la vida, que sino si que te envía a freír espárragos de verdad, jiji

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s